Centro Democrático: la secta para adoctrinar chamaquitos pendejos

0
214

Por: Camilo Andrés Guzmán

En un ejercicio de equilibrio de información en donde pretendía realmente buscar la forma de equiparar a los activistas jóvenes en las diferentes corrientes políticas me doy cuenta de lo triste y vergonzoso que es mirar para el Centro Democrático.

Para nadie es un secreto que hoy por hoy, los jóvenes son actores importantes para los partidos políticos (tradicionales o no) y han visto en nosotros plataformas, ideas y procesos que son interesantes para la generacion de politicas nuevas, con inclusión y con propiedad para realizar activismo en las nuevas formas de hablar, interactuar, opinar y disentir de las políticas.

Tampoco es un secreto que para algunos partidos (especialmente de derecha) ésta estrategia se convirtió en una forma de hacer “Marketing Político” que nada más y nada menos es la simpleza de poder mostrar una política “Inclusiva y Joven” entre comillas para poder captar este público, pero de ideales nefastos, antaños y con sin poca propiedad sobre las verdaderas necesidades de las juventudes colombianas.

En pocas palabras podríamos decir que las juventudes reclutadas por dichos partidos se han caracterizado solamente en Repetir como loras mojadas, las mismas políticas e ideas de Seguridad Democrática, Red de Cooperantes entre otras e inclusive algunos son tan osados en decir como el nefasto Señor Polo Polo, que el “presupuesto para la educación ha sido la mejor en muchos años con el gobierno Duque,” pero el mismo gobierno no ha sido capaz de firmar los acuerdos en los cuales se prometió en financiar a finales del año pasado en 4.5 billones de pesos, vaya sorpresa.

Realmente me quedo anonadado cuando veo las mismas retóricas de las juventudes del partido Centro Democrático enmarcadas en las mismas del uribismo de antaño y recalcitrante en donde hablaban de generar más gastos en seguridad democrática y recortes a artes, ciencia, cultura y educación que es lo que creería (al menos yo como joven) son las prioridades de una persona Joven promedio colombiana, es como si viéramos un espejo del joven y fogoso Álvaro cuando fue Gobernador de Antioquia echando su discurso, pero más jóvenes, en pleno siglo XXI y con las herramientas que normalmente usamos, que si bien esto no esta mal mi crítica no está enmarcada en esto si no lo que realmente criticó es la poca objetividad para defender los derechos comunes de todos los jóvenes pues se basan en argumentos vacíos e insulsos, que nada tiene que ver con lo que los jóvenes hoy en día soñamos .

Quedo bastante preocupado al ver el adoctrinamiento severo que han hecho los uribistas a nuestras juventudes, realmente no entiendo como no se dan cuenta que la mayoría de dichas políticas que “presumen apoyar con tanto fervor” son las que más en contra están de sus posibles principios como jóvenes, que es como mínimamente tener una educación gratuita y de calidad y el respeto por tener objeción de conciencia a la hora de defender militarmente un estado soberano.

Mi invitación a dichos jóvenes es que aún están a tiempo, no se puede defender lo indefendible y menos cuando las políticas del uribismo son las que más en contra están de ustedes, quiero extenderles la invitación a que defendamos la vida, la paz y la construcción de un mejor país, a través de la reconciliación y los nuevos procesos, si bien es válido pensar diferente y militar donde mejor nos sintamos cómodos, que la idea general para todos los jóvenes sea la misma: Un País donde quepamos todos.